Noticias

30 SEP

Reseña "El laberinto de los espíritus" de Carlos Ruiz Zafón

He entrado en el laberinto y ojalá hubiera podido quedarme un poco más dentro de él.
Reseña

Zafón lo ha vuelto a conseguir. Otra vez: comenzar un libro suyo es tener la certeza de que sus páginas te van a atrapar al primer párrafo, y esa capacidad es algo muy valorado por cualquier lector que se precie.

En el laberinto de los espíritus, cierre de la saga de El cementerio de los libros olvidados y obra más extensa del autor, encontramos todas las respuestas que nos faltaban en los anteriores libros para cerrar una trama que nos ha acompañado a lo largo de los años. Sinceramente, no esperaba que todo quedara tan bien hilado y conectado.
Zafón no deja ni una sola pieza sin encajar. Incluso las que el lector ya no recordaba, bien por carecer de excesivo significado, bien porque ocurrieron en los primeros libros y la mente las ha sepultado en lo más hondo del recuerdo. Da igual. El autor las rescata y las dota de una coherencia en la trama, de un motivo y de un desenlace, que hace que cobren una importancia que el lector, en su momento, jamás imaginó que podía cobrar.

Además de obtener respuestas, Zafón nos deleita con nuevos personajes: Alicia Gris y Vargas son los protagonistas del laberinto, y sin ellos estoy convencida de que este último libro no habría sido lo mismo. De verdad que no deja de sorprenderme la capacidad que tenía el autor para crear personajes tan vivos y reales. Personas con un mundo interior rico, lleno de fantasmas y luces, sombras y claros, que hacen que el lector empatice con ellos y les coja un cariño que muy pocos autores consiguen al mismo nivel.

Zafón tenía un estilo único, un don envidiable para crear novelas, ambientaciones y personajes perdurables en la memoria colectiva de lectores de todo el mundo, y eso es algo tan difícil que parece increíble, igual que el hecho de que se haya ido. No os imagináis lo que me duele escribir esta reseña en pasado, pero al menos siempre nos quedarán sus libros para vivirlos en presente.

Y un último regalo. Hace poco se hizo pública la noticia de un nuevo libro del autor: "La ciudad de vapor". Está obra es una recopilación de sus relatos, algunos de ellos inéditos, que Zafón concibió como un obsequio para sus lectores, que le han acompañado todos estos años a través de sus novelas.

Para acabar os dejo aquí tres pequeños extractos de El laberinto de los espíritus. Esta vez había marcado tantas frases y estaba tan indecisa sobre cuáles mostrar en la reseña que, al final, me he decantado por seleccionarlas aleatoriamente, porque todas tienen un encanto propio, así que ahí van:

“La vida, se decía, es una estación de tren en la que uno casi siempre se sube, o le suben, al vagón equivocado.”

“Se preguntó si aquellas lágrimas se las arrancaba la herida en su costado o si el dolor provenía de más adentro.”

“Vargas negó. Contempló a Alicia paladear su copa de vino con delectación. Había algo en la geometría de sus labios acariciando el cristal y el talle de su garganta pálida palpitando al paso del líquido que iluminaba el día.”

¡Y hasta aquí la reseña de hoy! Me encantaría que me contarais si tenéis alguno de sus libros pendientes o si habéis leído los de esta saga, qué os han parecido. :)

¡Nos leemos!

Marta G. Mas

@martagmas_

Volver a noticias